A Víctor le gusta jugar con su género, no sabe si se siente chica o chico. Vive en un pequeño pueblo pesquero de Almería junto a su madre y su novia Rahma, y es en la ciudad, cubierto de anonimato, donde se descubre. Pero los secretos no duran para siempre y Víctor tendrá que lidiar con ambas para defender la verdadera imagen que el espejo le devuelve.

Víctor XX es una historia de amor y  transexualidad, de cuánto puede el amor frente a la presión social, cuán difícil es, a pesar de amarnos profundamente.