Ian Garrido creció en Níjar, un pequeño pueblo de Almería. Después de cuatro años estudiando dirección cinematográfica en la ESCAC (Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya), presenta Victor XX, su proyecto final de carrera en el que pone mucho de autorreferencial. Una historia realizada  por y para personas que no encajan en el sistema binario de género hombre o mujer.  Nada de este cortometraje es caprichoso ni azaroso, todo nace de la necesidad de contar un punto de vista muy personal sobre un tema no muy tratado. De ahí plantearnos rodar en el punto de origen, Almería, esa provincia alejada de todo de la que no se suelen conocer más que sus playas y su mar de plástico.